Agosto 2011 – Casablanca-Assa-Guelmin

Por Gabriel Martínez del Marmol

Domingo 21 de agosto. Yo estaba hablando con Lore, mi novia, de hacer un viaje corto a Marruecos, ver de nuevo a mi amigo Kentaoui y conocer personalmente a Aymerich. Lore necesitaba estar en España el sábado 27 pero finalmente decidimos visitar Marruecos. Sería un viaje duro, pero Marruecos es siempre una buena opción para las vacaciones…

Lunes 22. Cruzamos a Marruecos en el último ferry. Llegamos a Tanger Med muy tarde y conducimos directamente a Asilah, durmiendo en un hotel.


Despertar en Asilah

Martes 23. A la mañana siguiente partimos hacia Agadir para encontrarnos allí con Michel y Kentaoui. Es una distancia larga y sólo hicimos una pequeña parada en Casablanca, en el lugar donde encontré una Daboia mauritanica el año pasado. Paramos allí a las 13:00 horas y la temperatura era muy elevada. No vimos víboras, sólo un juvenil de Hemorrhois hippocrepis y un juvenil de Malpolon monspessulanus monspessulanus.


Buen habitat para serpientes en Casablanca

Juvenil de Hemorrhois hippocrepis

Juvenil de Malpolon monspessulanus monspessulanus

Juvenil de Malpolon monspessulanus monspessulanus, detalle

Despúes de hacerles algunas fotos condujimos hasta Agadir, donde nos encontramos con nuestros amigos. Allí, Michel nos presentó al director del documental de TV “Amouddou 110 serpents du sud”:

Fuimos a dormir a la casa del hijo de Kentaoui pero dormimos solamente 4 horas porque estuvimos hablando sobre serpientes, naturaleza, habitats, el Sahara Occidental, Marruecos…

Miércoles 24. A la mañana siguiente fuimos a las oficinas de Amouddou y pudimos ver el documental completo (52 minutos). Muy buen documental que muestra a la gente de Marruecos la verdadera naturaleza de las serpientes como animales pacíficos. En el futuro este documental será emitido en Marruecos. Después de la sesión de TV nos despedimos de Aymerich. Lore, Kentaoui y yo nos dirigimos al sur.


Nos despertamos en Agadir: Michel (izquierda), Nasser (centro, arriba), Kentaoui (centro, abajo) y yo (derecha).

Llegamos a Bord Six muy tarde. En casa de Kentaoui cenamos y después comenzamos a buscar herpetos. Kentaoui tenía una Echis preparada para soltarla, pero antes de tomar fotos de esa serpiente yo quería intentar encontrar mi propia víbora. Estuvimos un rato buscando, pero sólo vimos una Tarentola boehmei. Ibamos a dormir cuando un sobrino de Kentaoui comentó que nunca había visto una Echis. Así que Lore y yo decidimos hacer un último intento. Empezamos a buscar pero no había nada, ni Tropiocolotes, ni Chalcides, ni Tarentola… y a la 1:00, cuando estabamos ya volviendo, en un muro encontramos un bonito ejemplar de Echis leucogaster. Estabamos muy felices por haberla encontrado (Yo estaba muy feliz y Lore y el sobrino de Kentaoui también de verme tan feliz). Hicimos algunas fotos de ambas Echis.


Paisaje típico de Assa y Bord Six, hábitat de Echis leucogaster, Telescopus tripolitanus, Psammophis schokari, Uromastyx nigriventris

Echis leucogaster, detalle

Echis leucogaster

Echis leucogaster, otra foto del mismo individuo

Otra foto del mismo individuo

Foto de los dos individuos

Echis leucogaster grande, detalle

Otro acercamiento del mismo individuo

Echis leucogaster grande

Echis leucogaster en su habitat

Pero cuando yo me sentía un hombre muy afortunado, Kentaoui, Lore y yo seguimos buscando y encontramos una Telescopus tripolitanus muerta. Yo estaba muy emocionado, porque Echis y Telescopus son probablemente las serpientes más raras de Marruecos. Así que empezamos a buscar y encontramos ¡una pareja! Estaba muy sorprendido de ver 2 Echis y 3 Telescopus en un periodo tan corto. Todas las serpientes fueron liberadas en lugares adecuados lejos de las casas habitadas.


Telescopus tripolitanus, dos individuos (¿una pareja?)

Telescopus tripolitanus, ejemplar con cola larga, probablemente un macho

Telescopus tripolitanus, detalle

Telescopus tripolitanus, macho

Telescopus tripolitanus, detalle

Telescopus tripolitanus, ejemplar con cola más corta, probablemente una hembra

Jueves 25. Continuamos buscando y encontramos varios Uromastyx nigriventris y una Rhagerhis moilensis atropellada. Condujimos hacia Guelmim. A mitad de camino vimos al lado de la carretera 4 niños levantando piedras y golpeando algo. Estaban muy alterados y tratando de matar algo, Kentaoui dijo: ¡es una serpiente! Corrimos rápidamente y los niños se pararon. Kentaoui levantó una piedra y debajo se encontraba una pequeña Psammophis schokari. Jugamos con la serpiente un rato mostrando que es una serpiente inofensiva que nunca muerde! Estos niños habrían matado a la serpiente si no lo hubiesemos impedido.


Oasis cerca de Guelmim

Lore y una diminuta Psammophis schokari

Continuamos conduciendo a Guelmim en dirección Tan-tan. En el camino encontramos una Hemorrhois hippocrepis muy rojiza, Psammophis schokari, una Malpolon monspessulanus saharatlanticus juvenil y una extraña Hemorrhois. Para mi es H. algirus intermedius o un híbrido H. hippocrepis x algirus, pero como con el especimen de junio, la discusión está asegurada… (http://www.flickr.com/photos/gabrimtnezmarmol/5883627959/in/photostream individuo del pasado junio de 2011)


Hábitat típico entre Guelmim y Tan-tan

Hemorrhois hippocrepis rojiza

Malpolon monspessulanus saharatlanticus, juvenil

Subadulto de Psammophis schokari

Detalle de un extraño individuo de Hemorrhois sp..
Quizás es un híbrido entre H. hippocrepis y H. algirus o simplemente una H. hippocrepis con folidosis anómala y marcas dorsales en forma de rombo

Extraño individuo de Hemorrhois sp.

Bufo boulengeri

A mitad de camino, Kentaoui habló con un amigo. Nos dijo si queriamos ver la gigantesca cobra del documental de TV “Amouddou 110 serpents du sud”. Estabamos cerca de Tan-tan asi que aceptamos. Llegamos a casa del aissaoui y rápidamente nos ofrecieron te y abundante comida. Kentaoui nos dijo que el aissoui es muy honesto y buen hombre, y así me lo pareció. Este aissaoui me dijo que estuvo trabajando con J.A. Valverde durante 10 años. Y yo le pregunté muchas cosas sobre la distribución y abundancia de Naja haje y Bitis arietans, actividad y distribución de Daboia mauritanica… El me dió muy buena información y también nos contó historias divertidas de su trabajo. Cuando terminamos la cena, Kentaoui nos preguntó si queriamos volver a Guelmim o ver la Naja haje de más de dos metros. Yo tuve curiosidad de ver una cobra tan grande y aceptamos. El aissaoui nos hizo un espectaculo privado en su casa debido a su amistad con Kentaoui. Yo estaba facinado con la cobra gigante pero de nuevo pudimos ver el problema de Marruecos con esto. Este buen hombre y toda su familia sobreviven gracias a los espectaculos con las serpientes en un pais sin muchas posibilidades de trabajo. Entonces ¿es necesario acabar con los espectáculos para proteger las serpientes? ¿Y que ocurre con esta gente? ¿les conseguiremos otro trabajo? La cuestión es muy complicada. Aunque es fácil para los herpetologos “de ciudad” hablar sobre la protección de las serpientes, la realidad es muy compleja.


Aissaoui con una Naja haje de más de dos metros y Bitis arietans

Detalle de la cobra (mudando)

Detalle de la cobra (mudando)

Yo (izquierda), el aissaoui con su hijo (centro) y Kentaoui (derecha)

Lore (izquierda) y Kentaoui con la familia del aissaoui.

Después de despedirnos del aissaoui y su familia condujimos a Guelmim para dormir y al siguiente dia conducir más de 1.200 Km a Tanger Med y cruzar a España en el primer ferry del sábado 26 a las 8:30. Sin duda un viaje de locos. Lore fué clave al traducirme del francés y estuvo muy fuerte en un pais donde la posición de las mujeres no es la mejor posible. Kentaoui fué un buen compañero, muy muy divertido y loco. Fué muy bueno conocer a Michel. Y vimos especies muy interesantes. ¡Quiero volver a Marruecos pronto!